martes, octubre 25, 2005

 

Huaca Huantille: El Patrimonio de Magdalena del Mar


Alfonso R. Ponciano Gonzales*

El distrito de Magdalena del Mar alberga al sitio arqueológico conocido con los nombres de Orbea, Huantille o Wantille, San Miguel, Ladrillera, Huaca Grande y Huaca Echenique (este último en referencia a uno de los jirones que lo rodea.) Se encuentra bordeado y escondido por los edificios de concreto y material noble del lugar, lo cual hace posible que se encuentre en peligro de desaparecer por completo, debido a las constantes excavaciones clandestinas que se efectúan con el afán de ganar espacio a la huaca.

Ubicación

El sitio arqueológico está rodeado por los jirones Mariscal Castilla (por el sur), Rufino Echenique y Ayacucho (por el oeste), José Salas (por el norte) y Rufino Echenique y Huamanga (por el este); calles que al ser trazadas no tomaron en cuenta su existencia, monumentalidad e importancia, de igual manera con las otras huacas ubicadas en el distrito.

Su ubicación geográfica corresponde a los 12°05’19” L.S. y 77°04’43” L.O. á 81.9 m.s.n.m. Posee un área de 6000 m2 (RAVINES 1984: N°66)

Geografía

El área geográfica de Magdalena del Mar se encuentra sometida a la acción de condiciones microclimáticas particularizadas dentro de la costa peruana, tipificándolo como clima semiárido, bañado por las brisas marinas. Las precipitaciones son escasas, ocasionalmente son garúas invernales, cuando la saturación de humedad relativa ha llegado a su nivel máximo.

Geomorfológicamente, se encuentra asentada sobre una terraza fluvio aluviónica del cono deyectivo del río Rímac, modelada por las aguas del Océano Pacífico. La zona presenta un relieve horizontal truncado por un acantilado irregular. El acantilado muestra indicios de actividad muy peculiar en relación con la acción dinámica del oleaje y del viento. Esta acción ha dado lugar a la formación de playas estrechas de cantorrales y acantilados empinados.

El Distrito

Las primeras referencias de Magdalena se remontan a los inicios de la Colonia. Cuando, por orden del Virrey Márquez de Cañete, se ordena la reducción de los pobladores de Lima, Maranga y Huadca al Convento de Santa María de Magdalena (hoy Pueblo Libre o Magdalena Vieja) que fue administrado por los curas franciscanos hasta 1758.

Según los documentos de la época, el terreno fue donado por el Cacique Gonzalo Taulichusco hacia 1557 porque buscaba obtener el favor de los españoles; esto se une a que los pobladores del valle de la Magdalena apoyaron en la defensa de Lima contra las huestes cusqueñas al mando de Titu Cusi Yupanqui, en 1536 (Mientras tanto, Pizarro informado con anticipación por Mama Wacho... estaba ya preparado para defender la ciudad de Lima... Cristóbal Wakay kuraka principal de Magdalena, refiere que Pizarro llamo a los curacas del valle de Lima y sus comarcas para que le ayudaran contra los incas... GUILLÉN, Edmundo 1992:222.)

Magdalena fue fundada el 18 de enero de 1872 por “…un grupo de entusiastas…hombres de negocios se unen en sociedad para emprender la recreación de una nueva ciudad a orillas del mar…y el 1RO de julio de 1872 se da forma y estructura a la nueva ciudad…” (Biblioteca Municipal, 1999) Lo cierto es, que tras la compra de los fundos Orbea y Oyague, se inician las obras del ferrocarril que uniría Lima con Miraflores, la repartición de solares y la construcción de zonas de esparcimiento. Esta compra también pudo originarse por la baja producción de las haciendas como ocurrió en 1753 cuando Doña Josefa Vásquez de Velasco vende el 15 de febrero a Don Diego de Orbea y Arandia sus tierras debido a la crisis del agro, que comenzaba a afectar a toda Lima.





Magdalena en la Lima de 1879



Por entonces Magdalena Nueva o “Mar Bella” (hoy Magdalena del Mar), se ubicó a orillas del litoral rodeada por el antiguo canal, que partía de la ciudad amurallada de Lima (Portada Guadalupe) y con esto sé dió paso a la urbanización de las zonas agrícolas y la destrucción de las áreas arqueológicas.



Referencias

Los viajeros del siglo XIX, a su paso por el Perú, detallan las particularidades de las ciudades y sus antigüedades; así A. Bandelier (1892) elabora un plano titulado “Magdalena del Mar” en donde “…aparecen más de una docena de montículos de los cuales sobresale uno que consiste en dos pirámides escalonadas con rampas de gran tamaño y adosadas que se orientan hacia el Este…La pirámide doble corresponde a la actual Huaca Huantille o Magdalena…este edificio debió corresponder al “Templo de Magdalena” que describe Squier (1973:83-85) como una estructura de suntuosa construcción, finamente decorada y sede del famoso ídolo denominado Rímac o Limac…” (Cornejo 2000: “Los Incas en Lima”)

Ernst Middendorf, en 1894, relata lo siguiente “si continuamos nuestro paseo desde la Magdalena…encontraremos una Fortaleza que por su gran extensión se distingue, de todas las demás de esta región. Se trata de la huaca San Miguel, llamada así por el nombre de la hacienda vecina…” (Middendorf, 1973) por otro lado, detalla sobre el estado ruinoso de las fortalezas y caseríos situados en Magdalena construidos con grandes muros de tapia.

Por otro lado el Dr. Villar Córdova agrega: “Cuando se viaja por la Avenida de la Magdalena…en tranvía o en automóvil, se puede visitar las ruinas de “Chaya-Calca”, cuyas pequeñas aldeas, fortificadas con grandes murallas, se extienden por la Magdalena Vieja y San Miguel.” (Villar Córdoba, 1935:177.)

En una reciente publicación del Museo de Arqueología y Antropología de San Marcos del Archivo Tello (1999) se hace referencia a las huacas de Grupo Huantille las cuales estaban siendo afectadas por las ladrilleras y la construcción de viviendas y avenidas en 1944. Se identifica un total de cinco montículos de gran tamaño de los cuales solo sobrevive Huantille.


Huantille y su estado actual

Huantille está constituida por tres terraplenes, sobre los cuales se levantan las estructuras de tapia. En lo que queda visible se distinguen las diferentes remodelaciones de los espacios construidos así como los cuartos, pasadizos, patios, escaleras y diferentes accesos hacia el interior y exterior de las estructuras internas de la huaca. En el “Inventario de Monumentos Arqueológicos del Perú: Lima Metropolitana” elaborado por Roger Ravines en 1984, hace referencia a lo siguiente: “El conjunto se edificó a partir de muros de contención con rellenos y muros superficiales en la parte superior. Los muros de contención son paramentos irregulares y con talud que se adosan lateralmente para lograr el espesor deseado…” Esta Huaca funcionó como un importante centro administrativo durante el Período Intermedio Tardío y Horizonte Tardío, en esta parte del valle.

Su conservación ha sido afectada gravemente desde la autorización otorgada por el Patronato Nacional de Arqueología a la ladrillera “La Edificadora”, que dirigía el Sr. Tomás Percivale, en 1942, gracias al D.S. de 29 de Enero de 1941, que reglamentó la demolición de Huacas.











Foto Aérea de Huantille en 1944
(Servicio Aerofotográfico Nacional)

Las primeras excavaciones fueron efectuadas por los Srs. Vicente Segura y Víctor Salazar, por R.M. 8179 del 20 de octubre de 1951, afirmando la pérdida del valor de la huaca, debido a su destrucción en un 65%; de lo cual se valió el Sr. Julio Olivera Ore (Director de la Casa de La Cultura de Magdalena de Mar) y el Dr. Alberto Yábar R. (Alcalde del Distrito en 1972) para demoler la huaca, por considerarla un foco de infección y de peligro para la salud del vecindario (Oficio Nº 67 – 72 del 20 de Noviembre de 1972), acto que no lograron.

Por otro lado la migración de los pobladores de la sierra central hacia la capital, originó que algunos ocuparan las zonas arqueológicas como ocurrió en Huantille en el lado norte, en donde hoy se levantan edificios de hasta tres pisos. Otro caso fue la construcción del Mercado Modelo al lado oeste, en 1968 siendo Alcalde el Sr. Diógenes Cabrejos, en complicidad con la Junta Vecinal de aquel entonces. Sin embargo, la grandiosa idea del cercado de la Huaca en 1987 por el Alcalde Ricardo Flores no consideró la reubicación de los ocupantes, facilitando de algún modo la ilegalidad de la ocupación en este sitio. Debido a esto, las empresas de servicios públicos les han dado todas las facilidades para una mayor residencia.

En la actualidad, el acceso a la huaca se realiza a través de los jirones Castilla (cdra. 11), jirón Huamanga (cdra. 9) y jirón Echenique (cdra. 11), por donde nos damos cuenta del abandono y la precariedad de las viviendas y la constante destrucción del patrimonio del distrito.

Consideración

Vemos entonces que la monumentalidad de este importante SITIO ADMINISTRATIVO DE HUANTILLE ha sido afectada por todos sus frentes y por la dejadez de la autoridad local cómplice desde la creación política del distrito poniendo en riesgo su conservación. Sólo esperamos que se aplique un similar proyecto de conservación, investigación y puesta en valor como ocurre en los distritos de Miraflores, La Molina, Cercado de Lima, San Isidro y otros del interior del país en beneficio de la comunidad de Magdalena del Mar.

* Estudiante de Arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?